Hasta el cielo y más allá ¿me quieres?

—Avanza un paso, ha llegado el momento.

—No sé si estoy lista. Quizás deberíamos dejarlo.

—Estoy pegado a ti. A tu espalda. No voy a soltarte. El miedo no entra en nuestros planes.

Su mano me empuja suavemente hasta el borde sin yo oponer resistencia. Nunca he sabido negarme a sus deseos.

La valentía ha brillado por su ausencia a la largo de mi vida. He ido cumpliendo las expectativas de los que me rodeaban, haciéndome sentir útil, indispensable.

si quieres mas…

Anuncios

Masticando un mal bocado que se quedó entre los dientes

Carnívora por convicción, después de haberlo probado todo, me deleito con el primer bocado de cualquier manjar que se me ponga por delante. Los primeros jugos, al hincarle el diente, resbalan por mis labios disfrutando del reguero que van dejando.

Aseguro firmemente a la víctima para que no escape y me doy el gusto de observarla, mientras espera resignada a que mi boca culmine su mal trago.

Reprimo mis instintos controlando el apetito voraz que su olor me inspira. Me concentro en cada punto de ataque para alargar el placer, y como buena gourmet, inspecciono sus relieves, para comprobar su buen estado.

si quieres mas…

De mi ser te alimento. Por tu placer muero

Hace tanto que vivimos juntas que ya ni recuerdo las veces que me ha atacado sin piedad.

Nuestro tiempo se va consumiendo con el paso de los años. No soporto su presencia. Su simple olor me revuelve las tripas, mas solo de pensar en no tenerla conmigo, me hace pensar que una parte de mi se irá con ella. Ni contigo ni sin ti dice el refrán. Relación de amor odio que tantas sufrimos.

Me ronda durante días para pillarme con la guardia cambiada. Se acerca sigilosa intentando no hacer ruido. Yo, que conozco sus movimientos, la espero a menudo escondida y la sorprendo con toda mi artillería pesada, para amortiguar el dolor.

si quieres mas…

Desviada del rumbo que marcará su destino

De bote en bote estaba el andén y ya con la piel ajada y las carnes descolgadas de tanto botar, llegué hasta el borde señalado por donde el tren ha de pasar.

Aún tengo en la memoria la tersura que recubría un interior firme y prieto. La seguridad del retroceso al impactar con el suelo, me hace temblar de placer al recordarlo.

No dudaba al golpear, ni fallaba en el sitio exacto a donde quería llegar. Al milímetro medía mis pasos y si al final no encontraba lo que andaba buscando, regresaba para comenzar con más fuerza hasta dar con el final deseado.

si quieres mas…

Mordido por un tiempo inanimado

El placer del frío acero acariciando mis dedos y la sedosa piel de una manzana, a la espera de ser despojada de la ropa que le queda.

Controlar el deseo de paladear sus jugos, agarrando con fuerza el cuchillo para no perder los estribos.

Acariciar el manjar buscando el punto exacto mientras la boca se deshace en un mar de sensaciones.

Solo espero que no se rompa la magia si desgarro sus vestidos.

si quieres mas…

Llámame puta sin hacerme culpable

Hoy no llevo bragas. Me las pongo cuando quiero y me las quito cuando me da la gana. No hay que traducirlo para que lo entiendas. Es un derecho universal, el que yo haga con mi cuerpo lo que me pida por las mañanas.

Quizás coja el metro y cuando descruce las piernas me mires. Puedes hacerlo. No hay ley que prohíba observar lo que ansias y como librepensadores que somos, puedes imaginar que me tienes en el sitio que deseas.

si quieres mas…

Retazos de un amor sobreviviendo en las calles

Ve despertando, amor, que el día se consume, como un cigarro mal apagado.

La ducha espera. Voy entrando yo primero.

Qué tiempos en los que el vapor no empañaba nuestras vidas, en los que nos bañábamos juntos sin tener que salir corriendo.

¿Te acuerdas, mi vida? Cuándo nos fundimos por primera vez, cuerpo con cuerpo, sumergidos en la espuma, besándonos en cada rincón, buscando a ciegas, con nuestras manos, el placer hasta ahogarlo.

si quieres mas…