Isabel usando mis labios

Pies desnudos, no necesito zapatos, me sobran, necesito sentir el contacto de la madera, y que por ellos fluyan las sensaciones, como si de un rayo se tratase, que entra por ellos, abrasa mi cuerpo y sale por mi boca vomitando las palabras que he venido a decir.

La oscuridad es tan densa que al desplazarme, me siento como en arenas movedizas, ralentizando mis movimientos y sintiendo como mis moléculas se entremezclan con las partículas y me llevan flotando hacia el único punto de luz que diviso. Ya estoy, como en una burbuja me envuelve y bloquea la oscuridad que quería hacerse conmigo. La visión vuelve a mí y poco a poco descubro las hileras de ojos que me observan y esperan con el aliento contenido.

Isabel va tomando posesión de mi cuerpo, al que solo cubre un camisón raído por la lucha. Turbada de pensamientos que ya no se de quién son, ¿quién soy? ¿qué parte de mi queda? Soy yo, embriagada de Isabel, yo con su miedo dentro, yo dudando sus dudas, sintiendo como sangran sus heridas sin que brote sangre del cuerpo. Me tiene, me resisto, pues el dolor es tan grande que ni respirar puedo, es fuerte, su rabia arrasa conmigo, y mi alma comienza a llorar sin que lágrimas afloren de mis ojos.

Espaldas contraídas en sus butacas, conteniendo la emoción… miro mis manos y dejándolas suspendidas, levanto la mirada, y en un hilo de voz comienzan a caerse mis palabras….

¡Nunca amanezca a mis ojos
la luz hermosa del día,
porque a su sombra no tenga
vergüenza yo de mí misma.
¡Oh, tú, de tantas estrellas
primavera fugitiva,
no des lugar a la aurora,
que tu azul campaña pisa,
para que con risa y llanto
borre tu apacible vista,
o ya que ha de ser, que sea
con llanto, mas no con risa!

…..

Mis brazos en cruz dejan mi pecho abierto en canal dejando salir los demonios que me estaban ahogando. No, aun no, que no tiemblen mis labios, que si me derrumbo ahora no podré seguir hablando…

……
¿Para qué quieres salir
a ver en la historia mía
la más enorme maldad,
la más fiera tiranía,
que en vergüenza de los hombres
quiere el cielo que se escriba?

Mis manos abrazan mi pecho desbocado, intentando guardar en secreto la vergüenza, sabiendo que no hay retorno, que lo que un día fui, se ha hundido muerto entre el barro…

Mas, ay de mí!, que parece
que es fiera tu tiranía;
pues desde que te rogué
que te detuvieses, miran
mis ojos tu faz hermosa
descollarse por encima
de los montes. Ay de mí,
que acosada y perseguida
de tantas penas, de tantas
ansias, de tantas impías
fortunas, contra mi honor
se han conjurado tus iras

Mi pelo enmarañado se hace dueño de mis manos rompiendo mi voz en quebranto, preguntándome a voz en grito, sin encontrar respuesta, sin querer saberla… El eco de mi lamento rebota de lleno en mi tembloroso cuerpo y una lágrima se ilumina en mi cara convirtiendo la ira en silencioso llanto…


¿Qué he de hacer? ¿Dónde he de ir?
Si a mi casa determinan
volver mis erradas plantas,
será dar nueva mancilla
a un anciano padre mío,
que otro bien, otra alegría
no tuvo, sino mirarse
en la clara luna limpia
de mi honor, que hoy, ¡desdichado!,
tan torpe mancha le eclipsa.
Si dejo, por su respeto
y mi temor afligida,
de volver a casa, dejo
abierto el paso a que digan
que fui cómplice en mi infamia;
y ciega e inadvertida
vengo a hacer de la inocencia
acreedora a la malicia.

Avanzo y conmigo la luz que no abandona mis palabras y sabedora de saber el destino que me aguarda, limpio la pena que cubre mi cara. Relajada me enfrento a mi fin, el que yo he decidido… 

¡Qué mal hice, qué mal hice
de escaparme fugitiva
de mi hermano! ¿No valiera
más que su cólera altiva
me diera la muerte, cuando
llegó a ver la suerte mía?
Llamarle quiero, que vuelva
con saña más vengativa
y me dé muerte

Silencio, solo queda el silencio y las lágrimas que me cubrían han volado hacia los ojos que hace rato que me miran. Retrocedo sobre mis pasos con Isabel a mi lado. Debemos seguir la historia, el Alcalde me está esperando y el pueblo de Zalamea anda entero murmurando. Mi hermano busca justicia por mi cuerpo mancillado. El silencio queda roto por los versos que se irán derramando y mientras tanto Calderón me sonríe desde el fondo del teatro….

 

Versos escogidos del “Alcalde de Zalamea” de Calderón de la Barca

 

Anuncios

148 comentarios en “Isabel usando mis labios

  1. Yo que he tenido la virtud de contemplar tan excelsa obra de teatro en el insigne pueblo de Zalamea de la Serena, Lugar de nacimiento de tan ilustre personaje en el cual los lugareños se embarcan cuasi todos a representar la obra estoy seguro que quedarían admirados por la versión que vuesa merced le ha dado, respetando la forma y el modo en el que en aquellos tiempos se hablaba con cortesía y buen talante.

    Le gusta a 1 persona

  2. Te superas, amiga, mis respetos a Calderón, pero me entusiasma más con tu poesía.

    De nuevo tuve que saltarme los comentarios 😦 estoy que no alcanza el tiempo, quiero publicar 3 cosas, pero sólo una podrá ver la luz)

    Abrazos de luz y por favor, sigue así, me encanta leerte.

    Le gusta a 1 persona

      1. Mi hermosa amiga, si te refieres a los poemas románticos que he escrito, tres en un mes no es mucho, tú los escribes diario y más candentes, pero no niego nada, la energía positiva está muy activa, jajaja.
        Abrazos de luz

        Le gusta a 1 persona

  3. Mi niña, ya no sé que decirte. regreso de la playita, entro y leo. Me quedo con la boca abierta. ¿Dicen que tiemble Calderón? Yo si fuera él y estuviera vivo… lo haría. Si es que le das bien a todo. Bueno, ejem, no sé si a todo, pero por lo menos en lo que compartes aquí, con nosotros.
    Ahora cierro la boca y te dejo varios besazos, de viernes atardecido.

    Le gusta a 2 personas

    1. Ohhh volviste de la playa, yo estoy necesitando un poco de mar en mi piel.
      Bueno que… Ya no sé qué decir con tantas palabras bonitas, que me da vergüenza, que me encanta que os guste, porque lo hago con mucho mimo y derrochó mucho de mí. Me decían el otro día que publique más… Y esque no puedo jjj, además de vaga… Me llevo un par de días pensando, estructurando en la cabeza, reconozco que luego lo escribo rápido, igual una hora o dos como mucho.pero luego me quedo otro par de días dándole vueltas jjjj. Vamos peor que un parto jahshsga
      Besos y gracias

      Le gusta a 2 personas

      1. Pues hala, cuando tengas algo de tiempo, te vienes para acá y a dorarte al sol. Y no hace falta que digas nada porque ya lo decimos nosotros. Te entiendo cuando dices que no puedes publicar más porque a mí me pasa lo mismo. Además la calidad está por delante de la cantidad y tú de calidad… tienes un rato, bombón.
        Besazos, princesa.

        Le gusta a 1 persona

      1. Mujer! Con tus palabras Calderón no tenía nada que hacer… la pena y la emoción lo embargaron después de muerto, y por ello volvió al suicido. Deja ya de provocar catástrofes, que tu poesía y tu prosa embelesan el alma y ya ves lo que sucede… (tengo un clon de Spielberg en mi marote que no veas!)

        Le gusta a 1 persona

      2. Aaaajajaja… no. Spielberg no me da ni cinco de pelota, Margui. Es como Brad Pitt y tantos más… no saben lo que se están perdiendo! (deben ser cuerdos, eso sí). Aquí decimos “Dios nos cría y el viento nos amontona”. No eres la única que está como un cencerro… ¡Brindo por eso! 😛

        Le gusta a 1 persona

  4. Ha pasado casi un año y Calderón aún te sonríe desde el fondo del teatro… No se si tú escogiste los versos o fue Calderón quien te eligió en uno de tus nocturnos desvelos, para jugar con sus palabras. No puedo más que admirar tu forma de escribir, reflejo obvio de un ser excepcional. Un fuerte abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    1. Con Calderón me encontré hace mucho y jugamos los dos en un tira y afloja con sus versos y mis sentimientos.
      Todavía hoy sueño despierta con volver a verlo.
      Solo soy una mujer como tantas otras, que la caga constantemente y que a veces lo cuenta
      Besos y te espero blogueando

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s