Zorra nací o me hicieron

En el destino de cada uno están las claves del desenlace. De si me fui haciendo con los años o nací con la Z grabada en el pecho dirigiendo esta los designios que para mí estaban escritos.

Engendrada en el embuste que el Dios de Dioses tramó disfrazado de cisne. Me regaló la belleza contenida en un huevo y prisionera en su cáscara desarrollé atributos a oscuras, sin saber que me esperaba. A golpes busqué la luz y una vez la celda quebrada sentí por primera vez, como miles de ojos, la inocencia me robaban.

Acorralada por el deseo que en sus pollas despertaba, me jugaron a los chinos y fue Teseo quien impuso mi destino. Él me llevó a la fuerza, no preguntó siquiera, arrancó sin mirarme la ropa, sujetó mi espalda sin caricias e introdujo en mí la negrura, que en la eternidad llevo a cuestas. El secuestro se alargó noche tras noche endureciéndome el alma. Ya no dolía su pene arremetiendo mi cuerpo, solo el silencio y la espera y el no saber si vivo o muero.

Cuando mis hermanos encontraron mi desecho, ya mi vientre estaba lleno y con ojos de desprecio me regresaron a Esparta. Desposarme fue la solución y en mi mano poder elegir el marido que quisiera. La zorra desvirgada tuvo miles de pretendientes en su puerta, pues el poder gana siempre a la razón y la vergüenza se lleva mejor siendo rey de Esparta.

Sin conocer el amor elegí a Menelao y este confirmó mis miedos a que el amor es solo cosa de cuentos. Repitió paso a paso el camino de Teseo penetrando mi mundo sin descanso, en silencio, sin dulzura, mas la dureza adquirida en mi destierro, hicieron que ni una lágrima aflorara a mis mejillas. Puta consentidora violada por la ley de la vida.

Ni embarazada hay descanso, esclava muerta en vida, en un perpetuo secuestro, para que nadie pudiera robar lo que nadie sabe que me queda, ni yo misma.

Solo la luz se cuela por las cortinas cuando el deber llama a Menelao a luchar por nuestras tierras, solo en ese momento el aire me llena, solo ahí respiro tranquila y fue en uno de estos intervalos cuando él apareció y mi vida cobró sentido.

Paris coloreó mi casa mientras Menelao marchó a Creta. Él pintó mi sonrisa, introdujo los latidos en mis días. Palpitando me acercaba a su cuello, desbocada me estremecía ante un te quiero. Con los ojos cerrados y sin nada en las maletas, le seguí camino a Troya, sin pensar las consecuencias.

Mis carnes reblandecieron en el viaje que sus manos hicieron por todo mi cuerpo. Lo que siempre fue un castigo, se transformó en suspiros. Lo que de espaldas sufría, frente a frente entre gemidos suplicaba día a día. Las malas lenguas decían que un hechizo me cubría, que una zorra mal parida, no puede amar sin medida y lo que empieza en pecado, solo puede acabar en desdicha.

Sobre mí cayó la culpa del asedio a los troyanos, por los que golpeándose el pecho reclamaban el tesoro que les había sido robado. Yo, juguete roto, de mano en mano pasando, yo culpable de la avaricia del poder, oculta bajo el honor reclamado. Yo, desmembrada y hecha jirones, sin saber donde ir con la ciudad arrasada y mi nombre en boca de todos, culpando de sus miserias a la zorra que solo quiere amar sin reproches.

En la inmortalidad se oculta mi castigo, el de haber rozado el cielo amando, sin haber pedido permiso y aún hoy me miro al espejo sin saber si nací zorra o zorra me señalaron. Lo único cierto es mi nombre, Helena, Helena de Troya, Helena la puta amante de Paris, que amando ganó una guerra perdiéndose en el hallazgo.

Anuncios

131 comentarios en “Zorra nací o me hicieron

  1. Cambia el punto de vista de cualquier mito y verás que las fábulas de los dioses están llenas de inocentes castigados. ¿Esos son los ejemplos que quieren que sigamos? Mira si no —es un eufemismo porque ya lo has hecho— el papel de Helena en su propia historia: el papel de Helena es más bien papel higiénico de segunda mano.

    Le gusta a 3 personas

  2. Retrato de la que se consideraba una heroína según una parte de la historia y que aquí se desvela como una puta y mártir, mártir por el martirio que sufrió durante mucho tiempo, ¿Ahora cuanto hay de realidad y cuanto de historia? Quien puede contestar no esta para hacerlo, habrá que cada cual agarrarse a la parte que más le interese.
    Me ha gustado la forma de expresar y narrar unos echos, con ese toque tuyo personal, sinceramente cuando he leído el título de la entrada no me esperaba para nada algo así, por lo que me has sorprendido gratamente. Besos.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo intento echar a escobazos las florituras y quedarme con la realidad más tangible… Raptos y embarazos a muy temprana edad… Con 15 te casas con uno que solo quiere tu reino, meterte la y hacerte hijos… Hechizada mandas todo a tomar por culo y te metes en tierra enemiga a luchar por algo que no te pertenece y que ni siquiera agradecen.
      Dime si no se llevó hostias jjj, luego le pones flores y es mucho más chulo

      Le gusta a 1 persona

  3. Que si nació o la llamaron…. El caso de Helena, sería uno (en la forma en que lo has planteado) en el que nos pudiéramos preguntar ¿cómo somos y que dicen los demás que somos?
    No pedir permiso para amar, obtiene el mismo castigo aun en la actualidad.
    Por Helena, real o mito, mis respeto y sin censura. Habría que estar en sus zapatos (o en su cama) para emitir algún juicio.
    Un abrazote mi Florecita… me encanta ver tu versatilidad.

    Le gusta a 2 personas

    1. Que me llamen zorra, que me lo he ganado a pulso, años inocentes de poner la otra mejilla, de no amar y sonreír pues es lo que hay. Zorra por quedarme lo que es mío, llámame zorra, que mientras me das la patada en el pecho, yo voy por delante preparando mi camino.

      Le gusta a 1 persona

  4. Tremendo!! 👏👏 Me ha encantado! Cualquier mujer de la antigüedad, no solo Helena, podría verse reflejada en tu historia. Y es que en la antigüedad es donde se forjó la misoginia y el sistema patriarcal…
    Todo se escribía desde el punto de vista masculino! Enhorabuena, Margui! ☺ Besazo 😊

    Le gusta a 2 personas

      1. Pareces una de telecinco, interpretando a tu gusto. Me ha gustado mucho la historia que has contado, siempre tocas temas duros y de una forma que gusta leer. Yo me quedo con la pena de las violaciones que no trascienden y que están normalizadas, como en muchos lugares de hoy en día

        Le gusta a 1 persona

      2. Haría buen papel en sálvame … Soltando lindezas, así finamente normalizadas… Como ultimamente barbara rey, con todo su coño, chantajes al estado y este traga y suelta la pasta, para tapar los polvos mal echados …

        Le gusta a 1 persona

  5. Doña te debo llamar pues hablas del daño de Helena con un relato musical que desciende para la degustación nuestra, y la historia no volverá para contar como fue realmente pero… tanto ella como el resto de mujeres eran como dices muñecas rotas, no estaban en nuestro siglo cosa que aún así destaca el machismo en muchos momentos. Helena y el resto de mujeres era curvas para el uso de tantos. Doña te debo llamar mi margui margui porque consigues que me ponga a leerte… y no pueda parar. BESAZOS.

    Le gusta a 1 persona

  6. Buenísimoooo, Margui! Cómo lo has llevado en primera persona, cuestionando la identidad en base a quién soy o qué me han hecho creer que soy. Si en definitiva es un proceso que vivimos todos… 😉
    Yo más que verdades o inventos miro tu historia, la tuya; cómo te la has currado para que el narrador me dé compasión y me traiga a una realidad que hoy también sigue existiendo. Gracias, bella. Me ha encantado! (no tengo manitas… aplaudo desde aquí, ahogada de calorrr). Te quiero, abrazos!

    Le gusta a 1 persona

    1. Don historias inmortales y que siguen vivas por siempre, porque somos tan cazurros que seguimos repitiendo errores.
      Joder perra, mira que le das vueltas a cada coma que pongo jajajaha me pienso dos veces antes de poner punto y aparte jahahaha que tu lupa es infinita jsjajshs

      Le gusta a 1 persona

      1. Una aplicación para el machismo, otra para la histeria femenina, otra para el olvido, otra para la indiferencia. Yo creo que con poder detectar estas cuatro ya estaríamos poniendo un poco de orden. Creo que Helena con alguna de ellas hubiera hecho milagros, y eso que ya los hizo 😉
        Perra! (no tengo lengua en el teclado, pero la estoy sacando)

        Le gusta a 1 persona

      1. Ya sabes que siempre tienen que buscar alguien para echarle las culpas… y era blanco fácil… en cualquier historia si miramos más allá, pasa lo mismo… una pena, pero real…
        PD: Me parece una muy buena idea, si se anima me cuentas que te pareció… y me enseñas una fotito, de esas para darme envidia… Besos!!!

        Le gusta a 1 persona

  7. Excelente entrada sobre Helena, la he vuelto a leer, para pillar nuevos matices, la luz que brilla en la oscuridad, la antorcha parece que significa el nombre. Al menos pudo encontrar y disfrutar de un amor. Luego he hojeado los comentarios 😉 tronchantes de algunos admiradores. Buen fin de semana a tod@s

    Le gusta a 1 persona

      1. Que hablen de mí aunque sea mal…
        Bajo mi desconocimiento e incultura, seguro que me gana la partida… Pero sabemos a ciencia cierta que la historia que nos cuentan dista mucho de la realidad, solo hay que abrir los periódicos a diario.
        Imagina el mito de Helena, coloreado tantas veces, adornado con los años… Quién sabe qué pasó de cierto

        Le gusta a 2 personas

  8. Fran

    Enhorabuena Margui. Me ha gustado mucho el mito de Helena porque muestra la búsqueda del amor, pero lo que se encuentra en el camino son otras cosas. El amor no siempre es fácil de encontrar o acariciar quizá alguna vez. Según mi humilde opinión, la respuesta que daría yo a esta cuestión es no nació así, sino que las circunstancias de la vida la llevaron a esa trayectoria trágica. Pero, no hay que perder la esperanza, nunca es tarde si la dicha es buena. Piensa que después de ese camino tortuoso, puedes encontrar otro camino que no habías descubierto antes, y que te puede llevar a algo maravilloso, algo que anhelabas, pero que no habías visto antes. Espero, de verdad, que encuentres ese camino. Te muestro todo mi apoyo, y te mando recuerdos del otro blog de tu amiga en donde coincidimos. Un abrazo, y gracias por esta historia tan bien escrita.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s