Mirando dentro II

El tiempo, tan presente siempre en mis relatos; relativo según el prisma con que se mire. Digamos que pasó un año a toda prisa o 365 días ralentizados. Hoy con la perspectiva de mi lado, miro dentro de otros, que siguen allí encerrados.

Desorden en mi mente, en el que colores, tamaños y formas, se juntan formando una mole. Montaña de sensaciones que me llevan al negro y en la oscuridad en que me encuentro, acaricio la hojarasca que en mi mundo me tiene preso.

si quieres mas…

Nadie pierde lo que nunca ha tenido

Me cago en el Jingle Bells de los cojones, martilleando sin parar en mi cerebro; sonríe niña, que es tiempo de perdón y de alegría.

La pestilencia del desfase, que no de fiesta, si no de olvido. Tratar de pasar estos días de puntillas y no escuchar sermones de lo que debes hacer y no puedes, de lo que tienes y te han quitado por inconsciente, de que puedes recuperarlo si quieres.

si quieres mas…

Arraigo de amor silenciado

Tiempo indefinido que terminará en el mismo instante en el que vuelva a abrirse la puerta. No hay arena en mi reloj, solo la espera.

Piensa, joder, piensa. No cuentes, concéntrate en cambiar palabras por golpes. Me tienen, lo saben. Mi punto débil es el dolor. Imbécil, soy un imbécil. Les di la clave cuando acercaron un cigarro a mis ojos y estos reflejaron el terror. Mis brazos entumecidos. Temblorosos mis labios, incapaces de articular mi inocencia.

si quieres mas…

Seis velas para mujer sin edad

Nueve veces llegó el frío, diez veces me consumió el calor. Recuerdos resumidos en bloques de sensaciones, según mi cuerpo empequeñecía tiritando o se expandía en sudor ocupando todo el espacio.

Elegí vivir sumando, fue un proceso de aprendizaje, pues en el comienzo, el símbolo negativo se instauró en mis días y noches. Restaba el olor a ropa limpia, el sabor de la sopa caliente, el sonido de las páginas cuando pasan lentamente, la suavidad de su barba, la intensidad del carmín de sus labios… Cuando ya nada me quedó a lo que aferrarme, quedé sumida en un pozo de variantes que marcaban la rutina de mis días.

si quieres mas…

Corazón consumido,manjar consumado

Niño mío, corazón, que perdido en el destierro, hibernaste durmiendo tus penas, recluyéndote en porquera y bañándote en la mierda que tú mismo has ido cagando.
Hasta los huevos del hedor que tu cuerpo va macerando, sacas el hocico al mundo, para vomitar las miserias, que entre barrotes te han encerrado.
Regurgitando recuerdos que en la garganta te queman, has conseguido sacar, la cabeza entre las rejas.

si quieres mas…

Que soy si nada guardo

En lo mucho o poco que tengo paso el día relativizando. Soy lo que proyecto o la realidad es lo que guardo. Con que me quedo cuando la nada invade mis espacios. El vacío va ocupando mi yo, desterrando las rutinas que dan la paz a mis días.

Reduzco espacio de movimiento, los kilómetros a los que antes llegaba, ahora son irrelevantes, cuan pequeña me veo en la inmensidad del mundo, que grande me siento con mi nada en este metro cuadrado.

si quieres mas…

Su destino en una mirada

00.-  Como si pudiera cortarla con un cuchillo, la niebla rodea mi vida, para impedir que vea mas allá de mis sentidos. De libro. Qué sería de las pelis de terror sin la espesura blanquecina que centra las miradas en el protagonista en cuestión.

Sola de nuevo, como al principio, como siempre. Mi coche avanza, buscando la salida, sigo la línea blanca para no perderme en el camino. Silencio, oscuridad, no hay vida, cuando el gris se apodera de nosotros.

El impacto me saca del ensueño en que me encuentro. No quito el contacto, respiro, pienso en huir, recapacito, casi puedo oír los latidos que la banda sonora ha puesto en la escena. Mis ojos se abren paso en lo que no quieren ver, y la cámara lenta me muestra su cuerpo sobre el asfalto. Sumergida en mis recuerdos, busco en que rincón de ellos se encuentra. Te tengo.

si quieres mas…