Zorra nací o me hicieron

En el destino de cada uno están las claves del desenlace. De si me fui haciendo con los años o nací con la Z grabada en el pecho dirigiendo esta los designios que para mí estaban escritos.

Engendrada en el embuste que el Dios de Dioses tramó disfrazado de cisne. Me regaló la belleza contenida en un huevo y prisionera en su cáscara desarrollé atributos a oscuras, sin saber que me esperaba. A golpes busqué la luz y una vez la celda quebrada sentí por primera vez, como miles de ojos, la inocencia me robaban.

si quieres mas…

Arraigo de amor silenciado

Tiempo indefinido que terminará en el mismo instante en el que vuelva a abrirse la puerta. No hay arena en mi reloj, solo la espera.

Piensa, joder, piensa. No cuentes, concéntrate en cambiar palabras por golpes. Me tienen, lo saben. Mi punto débil es el dolor. Imbécil, soy un imbécil. Les di la clave cuando acercaron un cigarro a mis ojos y estos reflejaron el terror. Mis brazos entumecidos. Temblorosos mis labios, incapaces de articular mi inocencia.

si quieres mas…

Seis velas para mujer sin edad

Nueve veces llegó el frío, diez veces me consumió el calor. Recuerdos resumidos en bloques de sensaciones, según mi cuerpo empequeñecía tiritando o se expandía en sudor ocupando todo el espacio.

Elegí vivir sumando, fue un proceso de aprendizaje, pues en el comienzo, el símbolo negativo se instauró en mis días y noches. Restaba el olor a ropa limpia, el sabor de la sopa caliente, el sonido de las páginas cuando pasan lentamente, la suavidad de su barba, la intensidad del carmín de sus labios… Cuando ya nada me quedó a lo que aferrarme, quedé sumida en un pozo de variantes que marcaban la rutina de mis días.

si quieres mas…

Su destino en una mirada

00.-  Como si pudiera cortarla con un cuchillo, la niebla rodea mi vida, para impedir que vea mas allá de mis sentidos. De libro. Qué sería de las pelis de terror sin la espesura blanquecina que centra las miradas en el protagonista en cuestión.

Sola de nuevo, como al principio, como siempre. Mi coche avanza, buscando la salida, sigo la línea blanca para no perderme en el camino. Silencio, oscuridad, no hay vida, cuando el gris se apodera de nosotros.

El impacto me saca del ensueño en que me encuentro. No quito el contacto, respiro, pienso en huir, recapacito, casi puedo oír los latidos que la banda sonora ha puesto en la escena. Mis ojos se abren paso en lo que no quieren ver, y la cámara lenta me muestra su cuerpo sobre el asfalto. Sumergida en mis recuerdos, busco en que rincón de ellos se encuentra. Te tengo.

si quieres mas…

Eres mía

Farola que me abraza a medio gas, mi farola, tantas horas observando mi vida desde aquí. Tiempo a la espera, minutos eternos, buscando el momento perfecto de coger lo que es mío.

El camión de la basura anuncia que son las 9.00, mi corazón acelerado sabe que tu sonrisa está cerca, que tus caderas ceñidas en los jeans bien ajustados, van a saludarme con el suave contoneo de tu cadencia al caminar.

Unos segundos en la puerta, tus ojos, míos, como cada día, buscan mi presencia, porque sabes que eres mía, me perteneces, sabes que esto es de por vida, que no soltaré la cadena que nos condenó a estar juntos desde el primer día.

si quieres mas…