No me acuerdo, joder, pero duele

Tener que dejar a un lado los suspiros, cuando sigiloso cuelas tu lengua lasciva entre mis piernas.

Elegir, joder, por qué mierdas hay que elegir.

No quiero, no puedo, no sé, no me acuerdo.

Deseo seguir gimiendo pero sé que el precio es caro y cuando me de la vuelta me darás por culo a traición, con fuerza, sin vaselina.

si quieres mas…

Putas verdades en sonrisas escondidas

Como mierda pegada a su suela, esta noche iré dejando mi huella por todos los sitios donde el cliente quiera llevarme.

Mis deseos no cuentan cuando hay dinero por medio. Tengo un precio; mi tarifa desglosada en momentos facturables. Por 100 euros la hora de trabajo, entrego lo que sé a quien quiera contratarme.

si quieres mas…

Versión de un reflejo de mí misma.

La humedad, disfrazada de pintura resquebrajada, entumece los recuerdos de lo que un día fue, y hoy, cerrado a cal y canto, permanece en el olvido. Las termitas se han instalado a su antojo y el olor a rancio emborrona el clamor de los aplausos que me calaron los huesos cuando un día os hice libres.

Candados fijando puertas de un teatro desvencijado; condenado al olvido. Años paseando por delante los porqués de quedarme callada, de no atravesar sus ventanas. Arrepentida de consentir que hicieran con vosotros lo que quisieran. Enfadada conmigo misma por no escuchar vuestras quejas.

En sesión privada, con la ruina haciendo mella, vengo a rendíos cuentas.

si quieres mas…

Universos deshechados con mi mundo en la entrepierna

Era tan feliz en los 90. Desde mi ventana respiraba la ebullición que por las calles corría. Chatarreros a los que todo les valía, tapiceros que sin tela se mostraban, afiladores silbando en mi oído, que dejarían a punto sus armas sobre mi mesa. Los fruteros, en las aceras, me enseñaban el dulzor de sus promesas y butaneros que solo con ver mi mano, subían al cuarto piso cargados de calor, con mi puerta siempre abierta.
si quieres mas…

Hoy es el día

Y con el fin empiezo, terrible disyuntiva de quien vuelve siempre al principio. Aquí me quedo por mis cojones o porque no tengo más remedio.

Los créditos van saliendo con mi cuerpo tirado en el suelo, sabor a hierro en mi boca, mis ojos aún abiertos. ¿Quién contará mi historia, si ni yo misma la recuerdo?.

En lo que dura un segundo tuve tiempo de volar, en medio de un alarido sintiendo el impacto en mi cuerpo antes de llegar al suelo. Después, todo se hizo silencio.

si quieres mas…

Conmigo siempre, contigo vivo

Ella ya lo sabía, antes siquiera de morderle los labios, sabía que con él empezaría un nuevo camino desconocido en todos los sentidos.

Él, oculto en la maleza, avanzando despacio para no dar un paso en falso, estudiando sus quehaceres, conteniendo el deseo de acercarse y poder recorrer su piel deleitándose en las curvas, acariciando los pliegues, escuchando los latidos que sin pausa, tanto tiempo, ella le estaba dedicando.

si quieres mas…

Zorra nací o me hicieron

En el destino de cada uno están las claves del desenlace. De si me fui haciendo con los años o nací con la Z grabada en el pecho dirigiendo esta los designios que para mí estaban escritos.

Engendrada en el embuste que el Dios de Dioses tramó disfrazado de cisne. Me regaló la belleza contenida en un huevo y prisionera en su cáscara desarrollé atributos a oscuras, sin saber que me esperaba. A golpes busqué la luz y una vez la celda quebrada sentí por primera vez, como miles de ojos, la inocencia me robaban.

si quieres mas…

Mirando dentro II

El tiempo, tan presente siempre en mis relatos; relativo según el prisma con que se mire. Digamos que pasó un año a toda prisa o 365 días ralentizados. Hoy con la perspectiva de mi lado, miro dentro de otros, que siguen allí encerrados.

Desorden en mi mente, en el que colores, tamaños y formas, se juntan formando una mole. Montaña de sensaciones que me llevan al negro y en la oscuridad en que me encuentro, acaricio la hojarasca que en mi mundo me tiene preso.

si quieres mas…

Nadie pierde lo que nunca ha tenido

Me cago en el Jingle Bells de los cojones, martilleando sin parar en mi cerebro; sonríe niña, que es tiempo de perdón y de alegría.

La pestilencia del desfase, que no de fiesta, si no de olvido. Tratar de pasar estos días de puntillas y no escuchar sermones de lo que debes hacer y no puedes, de lo que tienes y te han quitado por inconsciente, de que puedes recuperarlo si quieres.

si quieres mas…