Tu ojo en mi mano

Perfilando contornos, a la antigua usanza, tirando de sensaciones, sin necesidad de lápiz y papel, me dibujas en tu mente. Formateas a tu modo las curvas de mi cara, adivinas volúmenes, marcas mis puntos fuertes y cuando tienes listo el boceto, desnudas mi cuerpo, para poder seguir descubriendo.

Hurgas en mis entrañas releyendo los espacios en blanco. Donde puse un punto, tú añades la coma, si exclamé a voz en grito, tú terminas interrogando. Cuando aplico la cursiva, tú la negrita resaltas, y si quiero terminar, tú regresas al principio para que mi alma no quede callada.

si quieres mas…

Corazón consumido,manjar consumado

Niño mío, corazón, que perdido en el destierro, hibernaste durmiendo tus penas, recluyéndote en porquera y bañándote en la mierda que tú mismo has ido cagando.
Hasta los huevos del hedor que tu cuerpo va macerando, sacas el hocico al mundo, para vomitar las miserias, que entre barrotes te han encerrado.
Regurgitando recuerdos que en la garganta te queman, has conseguido sacar, la cabeza entre las rejas.

si quieres mas…

Que soy si nada guardo

En lo mucho o poco que tengo paso el día relativizando. Soy lo que proyecto o la realidad es lo que guardo. Con que me quedo cuando la nada invade mis espacios. El vacío va ocupando mi yo, desterrando las rutinas que dan la paz a mis días.

Reduzco espacio de movimiento, los kilómetros a los que antes llegaba, ahora son irrelevantes, cuan pequeña me veo en la inmensidad del mundo, que grande me siento con mi nada en este metro cuadrado.

si quieres mas…

Sonata en do de sexo

Asomada al balcón, la inocencia, a voz en grito, reclama nuestra mirada. Nosotros, sordos del deseo que nos embarga, hacemos caso omiso a la incesante llamada y ciegos caminamos corrompidos por el vicio que nos atrapa.
En la puerta está el destino y detrás un mundo oscuro de pasiones desatadas. Las manos tenemos selladas, siento que somos uno, yo sin ti no pinto nada, tú sin mí andas perdido. Sórdida normalidad nos rodea. La música que envuelve todo, luz justa, una barra, e infinidad de ojos que nos desnudan con la mirada.
si quieres mas…

Su destino en una mirada

00.-  Como si pudiera cortarla con un cuchillo, la niebla rodea mi vida, para impedir que vea mas allá de mis sentidos. De libro. Qué sería de las pelis de terror sin la espesura blanquecina que centra las miradas en el protagonista en cuestión.

Sola de nuevo, como al principio, como siempre. Mi coche avanza, buscando la salida, sigo la línea blanca para no perderme en el camino. Silencio, oscuridad, no hay vida, cuando el gris se apodera de nosotros.

El impacto me saca del ensueño en que me encuentro. No quito el contacto, respiro, pienso en huir, recapacito, casi puedo oír los latidos que la banda sonora ha puesto en la escena. Mis ojos se abren paso en lo que no quieren ver, y la cámara lenta me muestra su cuerpo sobre el asfalto. Sumergida en mis recuerdos, busco en que rincón de ellos se encuentra. Te tengo.

si quieres mas…

Que será, será…

Adivina adivinanza, que será lo que estoy sintiendo, que no tengo sueño ni hambre, que el corazón se detiene, que el estómago me arde. Adivina adivinanza, si me pecho queda abierto y mi cabeza se cierra a la verdad delirante.

“Desencajado, desentendido de meter polla en caliente cuando me tocan el mambo, no a diario, pero a menudo frecuente.

Eunuco me he quedado sin querer saber que me ocurre, que me pasa, el porque de este estado impertinente.

si quieres mas…

Requiem por una polla desarmada

Vivo, que no respiro, mas entre pálpitos me desplazo, anhelando encontrar mi camino.

Por mis venas sinuosas se acumula el desenfreno, que a trompicones a veces y otras con más talento, se vienen arriba buscando, un refugio entre lamentos.

Amigas y conocidas se cruzan en mi camino y sin mirarnos siquiera simulamos indiferencia, que por ser únicas en nuestra especie, existimos comparando, transitamos con la esperanza de no ser derrotadas en el primer asalto.

si quieres mas…

Anunciada despedida

Me enfurece, no saber, no recordar, en que momento, en que instante, deje de ver tus ojos para encontrar solo oscuridad. Como pude pasar por encima y no darme cuenta del instante en que dejamos de vernos. Ayúdame joder, tu eres el listo, el que tiene todo controlado, tú lo apuntas todo. ¿cómo, cuándo, por qué? Dejé de ver tu piel, y me diste la espalda.

El silencio en que te escondes delata tus intenciones, dime cuando te marchaste volviendo cada día a darme un beso de buenas noches. Conversaciones vacías, palabras sin reproches. Ten cojones y dime por qué te fuiste y volviste cada noche.

si quieres mas…