En un metro cuadrado

Como animales aproximándose a su presa, nos fuimos acercando, hasta que yo le llamé cerda y ella zorra me nombró. Olisqueamos el territorio marcado y antes de darnos cuenta ya nos estábamos abrazando.
Aquí os dejo el resultado que el destino unió y quizás la oscuridad separará.
Acompáñame y déjate llevar por Henar de pensandoenlaoscuridad.wordpress.com

PENSANDO EN LA OSCURIDAD

Lea todo el prospecto detenidamente antes de empezar a tomar este texto.

Conserve este prospecto. Puede tener que volver a leerlo.

Si tiene alguna duda, consulte a su cerebro.

Este texto no se le ha recetado a Vd. personalmente y puede darlo a otras personas. Puede perjudicarles o quizá gustarles.

Composición.

El principio activo es Margui. Cada párrafo de la derecha contiene parte de su ser. Para saber más visiten su blog: marguimargui.wordpress.com

Los demás componentes son solo uno: yo dejándome llevar por ella.

Posibles efectos secundarios.

Como todos los textos, “En un metro cuadrado” puede tener consecuencias en nuestro organismo, así como sentimientos y sensaciones ajenas. Ocasionalmente, o casi siempre, se han comunicado casos de confusión y cambios en la libido. Es conveniente que vuelva a leer. Estos efectos normalmente desaparecen al continuar con el tratamiento.

Venga, a drogarse, leñes.

Ver la entrada original 744 palabras más

Anuncios

96 comentarios en “En un metro cuadrado

  1. Me repito, como las sardinas:
    Vayamos por partes, primero la ropa… No, no, perdón, esto no va aquí… En qué estaría pensando.
    En caso de sobredosis —ahora sí que vamos bien—, en caso de sobredosis, repito, léase otra vez ese métro cuadrado. Consúltese a al Instituto Toxicológio Nacional del Amor en caso extremo.
    Si diese lugar a efectos secundarios, como grave excitación, háblese con su pareja; incluso mejor, bésela con saliva y sin palabras. De no disponer de pareja, empléese el método de Onán, que quererse a uno mismo también está bien.

    Por cierto, la una cerda y la otra zorra marcando el territorio… la pregunta es ¿cómo?
    Me acabo de dar cuenta de la burrada —sí, yo híbrido entre hombre, burro, cerdo y peluche a medio despellejar: homo suido—. No lo marcasteis bien: por eso lo compartís.

    Le gusta a 3 personas

      1. La nueva partícula, unión de los bariones Margui y Henar, sobrepasa la presión que es capaz de aguantar un neutrón: Dicen formar una partícula exótica llamada «cojón» y ni con los míos soy capaz de rebatírselo, pero me suena a que en lugar de núcleo gigante de hierro, esta estrella tiene materia degenarada de gases byterianos y tintas y minas de lapiceros en una nebulosa literaria en la que cualquier liternauta no tiene más remedio y gusto que caer en una espiral infinita, arrastrado por fuerzas de marea no de la gravedad, sino del arte.

        Le gusta a 1 persona

      2. Me agarro los machos —ya sabes, esas partículas llamadas…— y me tiro. Seguro que me sentiré un haz superacelerado en un ciclotrón donde lo divertido es que los demás vean como te haces ñiscos al chocar a velocidades relativistas. Lo divertido para los demás, claro. Me temo que tan solo queden vivas dos partíulas, las llamadas…
        Al menos, me consuelo, habré caído en vuestro campo mareal.

        Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s