Masticando un mal bocado que se quedó entre los dientes

Carnívora por convicción, después de haberlo probado todo, me deleito con el primer bocado de cualquier manjar que se me ponga por delante. Los primeros jugos, al hincarle el diente, resbalan por mis labios disfrutando del reguero que van dejando.

Aseguro firmemente a la víctima para que no escape y me doy el gusto de observarla, mientras espera resignada a que mi boca culmine su mal trago.

Reprimo mis instintos controlando el apetito voraz que su olor me inspira. Me concentro en cada punto de ataque para alargar el placer, y como buena gourmet, inspecciono sus relieves, para comprobar su buen estado.

si quieres mas…

Versión de un reflejo de mí misma.

La humedad, disfrazada de pintura resquebrajada, entumece los recuerdos de lo que un día fue, y hoy, cerrado a cal y canto, permanece en el olvido. Las termitas se han instalado a su antojo y el olor a rancio emborrona el clamor de los aplausos que me calaron los huesos cuando un día os hice libres.

Candados fijando puertas de un teatro desvencijado; condenado al olvido. Años paseando por delante los porqués de quedarme callada, de no atravesar sus ventanas. Arrepentida de consentir que hicieran con vosotros lo que quisieran. Enfadada conmigo misma por no escuchar vuestras quejas.

En sesión privada, con la ruina haciendo mella, vengo a rendíos cuentas.

si quieres mas…

Hoy es el día

Y con el fin empiezo, terrible disyuntiva de quien vuelve siempre al principio. Aquí me quedo por mis cojones o porque no tengo más remedio.

Los créditos van saliendo con mi cuerpo tirado en el suelo, sabor a hierro en mi boca, mis ojos aún abiertos. ¿Quién contará mi historia, si ni yo misma la recuerdo?.

En lo que dura un segundo tuve tiempo de volar, en medio de un alarido sintiendo el impacto en mi cuerpo antes de llegar al suelo. Después, todo se hizo silencio.

si quieres mas…

Zorra nací o me hicieron

En el destino de cada uno están las claves del desenlace. De si me fui haciendo con los años o nací con la Z grabada en el pecho dirigiendo esta los designios que para mí estaban escritos.

Engendrada en el embuste que el Dios de Dioses tramó disfrazado de cisne. Me regaló la belleza contenida en un huevo y prisionera en su cáscara desarrollé atributos a oscuras, sin saber que me esperaba. A golpes busqué la luz y una vez la celda quebrada sentí por primera vez, como miles de ojos, la inocencia me robaban.

si quieres mas…

Tu ojo en mi mano

Perfilando contornos, a la antigua usanza, tirando de sensaciones, sin necesidad de lápiz y papel, me dibujas en tu mente. Formateas a tu modo las curvas de mi cara, adivinas volúmenes, marcas mis puntos fuertes y cuando tienes listo el boceto, desnudas mi cuerpo, para poder seguir descubriendo.

Hurgas en mis entrañas releyendo los espacios en blanco. Donde puse un punto, tú añades la coma, si exclamé a voz en grito, tú terminas interrogando. Cuando aplico la cursiva, tú la negrita resaltas, y si quiero terminar, tú regresas al principio para que mi alma no quede callada.

si quieres mas…

Arraigo de amor silenciado

Tiempo indefinido que terminará en el mismo instante en el que vuelva a abrirse la puerta. No hay arena en mi reloj, solo la espera.

Piensa, joder, piensa. No cuentes, concéntrate en cambiar palabras por golpes. Me tienen, lo saben. Mi punto débil es el dolor. Imbécil, soy un imbécil. Les di la clave cuando acercaron un cigarro a mis ojos y estos reflejaron el terror. Mis brazos entumecidos. Temblorosos mis labios, incapaces de articular mi inocencia.

si quieres mas…

Su destino en una mirada

00.-  Como si pudiera cortarla con un cuchillo, la niebla rodea mi vida, para impedir que vea mas allá de mis sentidos. De libro. Qué sería de las pelis de terror sin la espesura blanquecina que centra las miradas en el protagonista en cuestión.

Sola de nuevo, como al principio, como siempre. Mi coche avanza, buscando la salida, sigo la línea blanca para no perderme en el camino. Silencio, oscuridad, no hay vida, cuando el gris se apodera de nosotros.

El impacto me saca del ensueño en que me encuentro. No quito el contacto, respiro, pienso en huir, recapacito, casi puedo oír los latidos que la banda sonora ha puesto en la escena. Mis ojos se abren paso en lo que no quieren ver, y la cámara lenta me muestra su cuerpo sobre el asfalto. Sumergida en mis recuerdos, busco en que rincón de ellos se encuentra. Te tengo.

si quieres mas…