Hoy es el día

Y con el fin empiezo, terrible disyuntiva de quien vuelve siempre al principio. Aquí me quedo por mis cojones o porque no tengo más remedio.

Los créditos van saliendo con mi cuerpo tirado en el suelo, sabor a hierro en mi boca, mis ojos aún abiertos. ¿Quién contará mi historia, si ni yo misma la recuerdo?.

En lo que dura un segundo tuve tiempo de volar, en medio de un alarido sintiendo el impacto en mi cuerpo antes de llegar al suelo. Después, todo se hizo silencio.

Copio y pego entrando en bucle de mi misma cayendo, volviendo a empezar antes de rozar el cemento.

Las sirenas anunciando que el desenlace se acerca, escriben con pinceladas los protagonistas de esta trama.

El frenazo de la ambulancia me saca del ensueño arrastrándome hacia el punto exacto, donde sin poder evitarlo, inicié mi vuelo. Sin una pértiga en mis manos que equilibre mi designio, malabares hago resistiéndome al fin que está escrito en mi destino.

Ojos que no pestañean con aliento contenido se van acumulando. Manos sabias golpeándome el pecho, aguantando el suspense que la melodía va marcando con su ritmo. Instantes que parecen horas me rodean de suspiros de quienes no pueden articular palabra. Cercada de cuerpos inertes, que se van uniendo para terminar siendo uno. El silencio golpea mi mente haciendo fundido en negro, para que el pasado se haga presente, llevándome al ultimo instante en que puede verle.

El aroma del café caliente retiene las notas, para que pueda deleitarme del pasar cadencioso de las hojas del periódico que tenía entre sus manos. No levantes la vista, pues sé que tus ojos siempre me están mirando. No, no tararees ahora, pues nuestra canción me llevará al punto donde no quiero ir todavía.

  • Hoy es el día.
  • El día que cambiará mi vida.
  • Las nuestras, mi amor, no lo olvides.
  • ¿Entonces iremos juntos?
  • ¿Lo dudabas? A las 8 te espero en la consulta.
  • ¿Y si da negativo?
  • Volveremos al principio, tenemos toda la vida por delante.
  • Mi amor ya llego tarde.
  • Vete ya y recuerda nuestra cita.
  • Por nada en el mundo podría olvidarme.

Desde la manta fluorescente que me cubre, se abre el plano alejando la escena de mi cuerpo, dejando ver la encrucijada de calles, planeando sobre los tejados, sorteando antenas, acelerando la búsqueda pues el tiempo apremia. Caída en picado de la imagen, al captar la sintonía del móvil de quien me está esperando.

Solo sus funciones involuntarias, como el respirar, siguen su camino, el resto queda suspendido en el silencio, el suyo y el mío. En el centro de la consulta, de pie, inmóvil, a la espera, sordo a la pena que por el altavoz del teléfono llora.

La sala del cine va cobrando vida con las luces que van apareciendo sobre sus cabezas.

  • Van a dar las 8 y no estás

Las gafas vuelven a los bolsillos.

  • El día, joder, no lo olvidaré, me lo prometiste.

Los abrigos se acoplan a los cuerpos.

  • Hoy nuestra vida cambiará.

Pies que pisan las palomitas que quedaron por el suelo.

  • Mentirosa de mierda, mi vida, entra ahora y seré yo el que olvide que no has venido.

La oscuridad, por secciones, va inundando el cine y con ello de nuevo el silencio.

  • Su turno…
  • Es tarde para saber más de lo que nunca será, pronto para mirar adelante, tarde para suplicar, pronto para volver a casa, tarde para volver a empezar, pronto para decir te quiero y tarde pues no podré decírselo jamás.
Anuncios

124 comentarios en “Hoy es el día

  1. Wow Florecita… hoy es el día!
    Pareciera que estando consciente de que es el día de la partida, empieza a correr delante, la “peli” de nuestras vidas.

    Hay quien siempre llega tarde, o simplemente no llega
    Hay quien nos hace esperarle y nos consume la espera…

    Por lo que sea, hoy es el día… no lo malgastes, vívelo cómo venga!!!

    Un abrazo gigante!

    Le gusta a 2 personas

      1. Jajajajaja… Pues no te cuento más. No lo digo para molestarte… Sorry…
        😦 Pero cambiando el tema. Mira Margui, he olvidado decirte que me encanta esa foto que tienes ahora en tu profile. Cada vez que le veo estoy por decirte, pero se me olvida. Recibido el besito, te envío otro de vuelta, majísima.

        Le gusta a 1 persona

  2. Reflexionando en voz alta

    Soberbio!!

    A mi hace unas décadas me recogió una ambulancia tras un accidente de moto.
    Tan sólo recuerdo la inercia en una curva antes de volver a desmayarme.

    Algunos versos de tu relato han despertado un frenesí inquietante hace años adormecido.

    Le gusta a 1 persona

  3. Sí, mi langostino, siempre es el día. El primero, el último, el que andamos por el filo de la navaja y el que nos anclamos al suelo. Es el día en el que hay tiempo para todo y para nada.
    Real, imaginado, medio-medio, No sé… Sólo sé que llegas.
    Besetes cercanos, princesa.

    Le gusta a 1 persona

  4. Ficción, realidad, ¿dónde empieza una y acaba la otra? juegas con nosotros, pero acá seguimos encantados, descubriendo nuevos avatares cada vez que escribes, pues te metes y nos metes en los entresijos del alma y la mente de los protagonistas ¿o eres tú? esa es la duda que nos dejas.
    Abrazos de luz

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s