Lo que me corre por dentro

De ratas que buscan la mierda tengo mi cuerpo repleto y en hormigueo incesante me recorren por completo.
Podrida me siento, y mi carne putrefacta va dejando un reguero de miradas cuando a la calle salgo en busca de sexo.
Mi cabeza dice basta. Arremeto contra mí misma en una lucha incesante entre lo que pienso y lo que siento. Lucho por no volver a caer, por mantenerme limpia. Peleo contra el deseo que me invade y la necesidad de buscar el placer que me enloquece por momentos.
La puerta me separa de los fantasmas que me invaden. Tumbada junto a ella paso las horas. Llegan a mí todos los que me tomaron y no puedo ver sus caras, están borradas del recuerdo o quizás nunca estuvieron.
Incontables las manos que me han tocado. Innumerables instantes en los que no hay bocas ni dedos, solo miembros que me castigan, sin más acercamiento que el mantener mis labios abiertos.
Una vez más no va a matarme, ya mañana lo dejo. Igual es hoy el día en que quede plena, quizás hoy me sentiré llena y no tendré que volver a empezar.
Me pregunto si puedo seguir esperando, aguantando el envite. Me engaño pensando que puedo perder la oportunidad. Qué será de mí mañana, si al despertar me encuentro en el suelo repitiéndome lo mismo, aferrándome al pudo ser, luchando contra la puerta que cierro a mis deseos.
No sé en qué momento desconecto. No recuerdo como llego, ni conozco el camino de vuelta. Ni siquiera sé donde me encuentro.
Mejor no mirar a los ojos, porque podrán ver lo podrido que tengo el cerebro, el asco que siento al rozarse su cuerpo con mi cuerpo. Mi cara pegada a algún árbol. Una mano lo abraza y la otra metida en la boca, para contener las arcadas que sobrevienen sin descanso.
No hay caricias ni preámbulos, no susurros en la oreja, no ternura en los abrazos.
La fuerza de un toro me embiste sin preguntar y termina la faena sin yo empezarla siquiera. El siguiente aguarda, no me muevo, que entre ya o no podré sostener mis piernas, ni las lágrimas que de mis pestañas cuelgan. El tercero está acechando y noto que por los brazos me sujeta. Todo el bosque me da vueltas. Comienzo a hundirme deslizándome por el tronco. Me dejo llevar por la oscuridad, y sumida en ella, pierdo el norte en un sueño a la deriva.
Despierto sobre la hierba tirada, rodeada de vómitos, intentando recordar sus caras. Igual nunca las miré, puede que no las llevaran, quizás es mejor así, teniendo sus caras borradas.

 

Anuncios

168 comentarios en “Lo que me corre por dentro

  1. Joder que intensidad,me ha recordado a la entrevista de la chica brasileña que ha sido violada por treinta hijos de puta uno detrás de otro, empezando el novio y el resto detrás.
    Doloroso es leer este tragirelato o tragipoema ya que tiene parte de ambos estilos, no voy a restarle el merito que tiene que es mucho la verdad ya que es muy bueno dentro del estilo que has escogido en este caso. Besos de martes. 👄👄

    Le gusta a 1 persona

      1. Yo no he hecho nada a la chita callando, solo que no he hablado de mi vida privada o mi vida anterior, pero cuando se da el caso no me escondo, lo que ocurre que no puedo airear todo por que haría mucho daño a mi entorno.

        Le gusta a 1 persona

      2. Si lo se o en relatos o en una novela quien sabe lo que nos deparara el futuro. La vida no ha sido fácil para el tercer hijo de una familia de con cinco hijos y los padres de ella en unos pisos de cincuenta metros cuadrados en unas ciudades que no tenían nada que ver con ellos.

        Le gusta a 1 persona

      3. Era lo que había entonces, gentes de pueblo emigrantes, en nuestro caso al país vasco, que se llevaban lo poco que tenían puesto por que no sabían donde iban a vivir, alquilaban un cuchitril y empezaban su nueva vida, lastima de vida.

        Le gusta a 1 persona

      4. Si tenia sus cosa buenas la verdad y como se suele decir “No hay mal que cien años dure, ni persona que perdure”
        Lleva empezada un par de años pero se me hace cuesta arriba muchos detalles. Al final vera la luz, si no ciegan el túnel. 😀

        Le gusta a 1 persona

      5. Eres un poco irónica no crees? En vez de decirme pues no lo dejes que se te olvidaran detalles que pueden o son importantes, mira como te las gastas. Mujeres no se puede con ellas ni vivir sin ellas, cortadas por el mismo patrón.

        Le gusta a 1 persona

      1. No hay mejor ficción que ésa. Me parece muy plausible tu valentía -y, como dije antes, si fuera tu realidad, más plausible aún-. Hay que tener narices para escribir eso -y así-, y yo me quito el sombrero… 😉

        Me gusta

      2. Te agradezco tus palabras, y prefiero seguir contando lo que veo y lo que siento, que engañar con falsos mundos que ni en la imaginación existen.
        Y lleva cuidado con quitarte prendas jjjj, que uno empieza por el sombrero y….

        Me gusta

  2. El sexo, la única droga gratificante, pero, como toda droga, si se nos va de las manos, se puede convertir en insatisfacción. Yo creo que el sexo así, sin nada de amor… Ufff! No sé, quizá peco de tontorrona.
    Besetes, mi niña.

    Le gusta a 3 personas

  3. Pero bueno… atacando al placer necesitado. Es genial margui como todo lo que tus manos teclean y piensan, me recuerda a mi querida tía que de pequeña me decía: Hija si un día te violan tu diles despacito que yo también quiero disfrutar, que sabios consejos 😉 besos enormes mi margui margui.

    Le gusta a 1 persona

      1. joooo no me castigues, ya lo estoy en lo divino mucho tiempo, a pan y agua jajaja. Tu me tienes que dar cariño o que sea afición jajajaja. Tengo que confesar, que un poquito de miedo si das jajaja

        Le gusta a 1 persona

      2. De ningún sitio, solo que soy el benjamin de aquí jajajaja claro que no te preocupe, porque le tengo miedo hasta las moscas jajajaj. Desde que hace tiempo, una antigua novia le dije guapa y me pego, tengo trauma.

        Le gusta a 1 persona

    1. yo no se si decir en exceso… ya es desvariar, pero la obsesión o adicción o como quieras llamarle, no creo que llegue por tener mucho sexo. El no poder parar, salir a la calle descontrolado, no disfrutar.
      Para mi es una grave enfermedad que no consideramos seriamente aun…

      Le gusta a 1 persona

  4. Si te he dicho que el anterior relato estrangula, este es como un latigazo. Supongo que es difícil de comprender para alguien que solo ve el sexo como algo bueno. Supongo que no hay muchos que conozcan la adicción (cualquiera). Pero con tus palabras nos acercas al límite del abismo, y allí nos dejas pensativos.

    Le gusta a 1 persona

  5. Pingback: PREMIO PULGAR SONRIENTE | Junior

  6. Impactante relato sobre los límites del ser humano en algo tan controvertido como el sexo. Al igual que el amor, yo juraría que no duele. Me recordó a la peli “Diario de una ninfómana” que tambien me sorprendió y me acercó la conmovedora visión de este tipo de personas. Muy bien descrito, Margui.

    Besos.

    Le gusta a 1 persona

  7. Qué intenso, Margui… Me encantó la forma, las palabras que has elegido para expresar lo que siente el personaje. Durísima realidad, de la forma en que lo cuentas.
    (Para variar, sigo atrasada… no te rías, que llego tarde a todo pero leo! jaja).
    Maravilloso lo tuyo, te has pasado una vez más 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s