Bajo mi cama respiro

El parqué mi refugio. El somier la celda que me mantiene a salvo. La colcha cubre mi inocencia. No necesito más para ocultar mi obviada presencia.

Bajo mi cama estoy a salvo. Probé un tiempo en el armario, mas las puertas quedaban abiertas dando paso a los agravios. Un tiempo me sirvió la bañera, pero las lágrimas ahogaban mi silencio, mientras él se bañaba en mi pena.

Noches enteras en vela, sitiada por cuatro patas, cuando el peligro se acerca; construyendo laberintos donde engañar a quien luna tras luna me acecha.

Perdí la cuenta de los amaneceres que iluminaron mi cuarto, llevándome hasta el colchón, para que todo estuviera en su sitio cuando el día hubiera entrado. No sé ni cuantos desayunos, con él a mi lado, respirando normalidad; aparentando amor fraternal; disimulando ante los ojos de una madre, que quizás miraba hacia otro lado.

Hoy es jueves. Él lo sabe y sonríe. Ella no quiere marcharse. Él la invita a que se divierta. Ella duda si llevarle la contraria y con sus ojos me pregunta. Él se interpone en nuestra conversación silenciosa, le da las llaves del coche y dinero que nunca le sobra. Ella camina despacio. Él a su espalda cierra la puerta.

La madera en mi mejilla, hoy, no me da la paz de otros días.

El crujir de sus pasos anuncian que mi hogar se desmorona. El picaporte me alerta que no ha pasado de largo. Su respirar siento entre mis piernas. Sus pies desnudos en el borde de mi cama, estudian como atacar, sin que yo no diga nada.

Cansado de dulcificar el momento con palabras, arrastra mi escondite, dejando mi cuerpo expuesto a su sucia mirada.

Yo, inmóvil, petrificada, retrocedo al vientre materno, hecha un cuatro allí tirada.

Mi peso doblegado por la tensión acumulada, le impide cogerme en sus brazos y agarrándome del pelo, me obliga a tumbarme en la cama.

Las capas de ropa, estratégicamente pensadas, me dan un minuto de calma. Respiro sin perderle de vista. Controlo sus movimientos. Espero el momento justo de descubrir mi secreto.

Ya el pantalón me ha quitado, después las mallas, luego los leotardos. La ansiedad de tenerme le arrebata la paciencia apartándome las bragas.

La furia descontrolada, por tanto tiempo a la espera, arremete contra mi cuerpo.

Mi mano, bajo la almohada, se agarra fuerte a la salvación, durante años oculta entre las sábanas. Sale de su escondite y se clava en su cuello.

Paralizado me mira. Sonriendo le observo; sacando el cuchillo, para volver a hincárselo de nuevo.

Me quedo dormida sin haber amanecido; empapada de la sangre de un cuerpo muerto a mi lado.

Los rayos levantan mis párpados, mostrándome la espalda de mi madre.

Sin mirarme me dice “lo siento”.

Anuncios

138 comentarios en “Bajo mi cama respiro

  1. Yo soy de pueblo, y vitivinícula, las tijeras de podar las viñas son perfectas para estos menesteres, un buen corte seccionando lo que más duele y necesita y que se desangre con los ojos fuera de sus órbitas. Tampoco estoy a favor de la pena de muerte, el sufrimiento para esos hijos de puta que sea largo y prolongado.
    Beso de jueves.

    Le gusta a 2 personas

  2. Tremendo se queda corto Margui. Admiro la capacidad de poder relatar una historia tan cruda en la forma que lo has hecho. Las palabras sangran las historias sangrantes.
    Y ahora no puedo evitar hacer un comentario inspirado en mi vena de jurista, tener que tratar temas como estos es una de las caras más espeluznantes de la justicia, por desgracia lo he visto en mi profesión y te dan ganas de mandarlo todo a la mierda como te toque la defensa. Y por suerte sí, en la cárcel la justicia a los de esta calaña se les aplica más que en la propia sentencia.
    Un besazo Margui!

    Le gusta a 1 persona

    1. Duro tu trabajo. Triste que por el dinero que se interpone entre abogado y cliente, se busquen las artimañas para que salga impune.
      Todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrarío. y merecen juicio justo todos.
      Solo una cosa más. La ley debería cambiar en algo. Cuando un abogado defensor descubre pruebas evidentes de que su defendido es culpable, debería estar obligado a entregarle.
      Esto lo extiendo a cualquier caso, no solo abusos.

      Le gusta a 2 personas

      1. Muy duro Margui y muy triste, las miserias humanas paseadas y aireadas en un combate dónde gana el más hábil y no el más justo. Pero como en todas las profesiones en ésta también hay de todo, los hay que no se plantean cuestiones morales y los hay que sí lo hacemos (y así nos luce el pelo 😉). Y a veces no es una cuestión de dinero, no te creas tú que la gente paga bien a los abogados (por lo menos lo que yo veo y vivo) los hay que lo quieren todo, salir impunes y con su cartera impoluta. Yo soy de tu opinión, la ley debería cambiar en muchas cosas pero aquí llega otro problema, ni los jueces ni los abogados hacen las leyes, las hacen los políticos. Quizás por eso el sistema no es políticamente correcto. La justicia es paradójicamente injusta, pero yo desde mi humilde posición lucharé siempre por hacer realidad el ideal, que ya que escogí una profesión jodida por lo menos que sirva de algo

        Le gusta a 1 persona

      2. Entramos en el triángulo de las Bermudas, cuando no sabemos a quien le toca que cosa…
        Gran cagada siempre cuando se dirige sin tener ni puta idea.
        En su propìo beneficio ordenan leyes y las que no les toca directamente al bolsillo, las aparcan en un sótano olvidadas
        No podría hacer lo que haces. Terminaría seguro entre rejas.
        Gracias por cuidar un poco de los que no sabemos.

        Le gusta a 1 persona

      3. Completamente de acuerdo, aunque creo que los únicos que se pierden en ese triángulo de las Bermudas son ellos, por lo general el ciudadano de a pie tiene más sentido de la orientación.
        Tampoco te voy a mentir, yo si pudiera dar marcha atrás 10 años no elegiría esta carrera pero… Entre rejas no sé si acabaré, pero que a veces me veo debajo de un puente sí jaja.
        Eres la primera persona que me da las gracias por algo así, me he emocionado y todo y te lo digo en serio 🙂

        Le gusta a 1 persona

      4. Joder como no te voy a dar las gracias.
        Las personas como yo, que vivimos en nuestra propia realidad, os necesitamos. Jjj. En serio. Nunca me ocurrió nada serio. Bueno un divorcio, y me vino muy bien mi abogado jjjj. Pero si volviera a necesitar uno.
        Quiero alguien como tú.
        Que hable claro, que te sienta cuando duela, que te mire a los ojos.
        Tú sigue, no te harás de oro, pero dormirás tranquila
        Besos amore

        Le gusta a 1 persona

      5. Hay ser humano antes que cualquier otra cosa ☺ aunque espero que no necesites los servicios de ningún abogado de nuevo, los divorcios me gustan jurídicamente jeje. Muchas gracias Margui, ojalá todo el mundo pensase como tú. Un besazo!

        Le gusta a 1 persona

    1. Siento un poco haber despertado la sensibilidad asesina por el mondo blog.
      Nos sale el animal que llevamos dentro. Se nos dispara el que la hace la paga,
      Siglos de sujetar a la bestia con normas y leyes. Pero cuando nos tocan la fibra … Mataríamos fijo …
      Pd. Ya le esto dando demasiadas vueltas

      Le gusta a 1 persona

      1. No lo sientas. Es indignación lo que se me desata y es que las leyes no son suficientes en algunos casos… Y estas cosas me ponen enferma!! Tantos siglos de sumisión… muchos aun se creen que tienen el poder de posesión sobre otras personas y no! Eso se acabó!

        Le gusta a 1 persona

      2. De una pequeña habitación, con una niña escondida…
        Cuantos temas a medias, cuanto sin tratar.
        Injusticia, soledad, silencio del que escucha sin un castigo. Opresión a la fuerza. Sumisión de un sexo…. Me eternizo…

        Le gusta a 1 persona

  3. Wow!!!
    La cara más sórdida de la maldad… la peor complicidad del silencio; el mayor dolor… ese que se produce cuando quien debe darte seguridad y amor, solo te abusa.
    Genial y doloroso mi Florecita.
    Un abrazo
    (Para todos los que tenemos hijos esto es impresionante)

    Me gusta

    1. La que tenemos enfrente y no vemos. Silencio terrible.
      Contradictorio. Seguir queriendo. Odiando al mismo tiempo. Culpabilidad… Y esto para siempre, para lo que reste de vida…
      Teniendo hijos, es complicado. Vivo sola. Ellas quieren dormir fuera y a mí me cuesta la vida…

      Le gusta a 1 persona

      1. Wue nena eres jaHaha.
        Tienes que pensar en una recetita. 🙏🙏🙏
        Tiene que ser algo individual, mono, original, fácil y rico jajajahahaha
        Me parto. Es para un concurso que hacemos unos primos y amigos y nos ponemos ciegos jshshs

        Le gusta a 1 persona

      2. jajaja… yo no digo nada pero el otro día hice donuts ,y no quedaron ni los agujeros… te salen amigos de todos sitios… como con los donetes… Pero se que me vas a decir que más fácil… jajaj

        Le gusta a 1 persona

  4. Qué arte tienes para dar poesía a tus palabras con temas como estos, tan delicados y que provocan un cóctel de emociones difíciles de digerir. Es maravillosa tu prosa para describir con sutileza algo tan aberrante. Felicidades, Margui, una vez más.
    PD: me has hecho tirar lágrimas, que en este caso es como aplaudir y ponerse de pie ante una obra de teatro. No hay palabras para la verdad que muestra tu relato, pero tú las tienes en su sitio justo. Gracias, mi reina.

    Le gusta a 1 persona

    1. No vayas tú a pensar que es genialidad. Me da terror ser sangrante y meter los dedos hasta hacer daño a quien pueda sentirse identificado. Ese miedo hace que pase rozando, no puedo ser descriptiva. Solo directa, sin regodearme.
      Gracias señorita Pocket. Eres de lo mejor que me pasa por estos lares. Te quiero un poco menos que mañana

      Le gusta a 1 persona

      1. Tal vez es ese “miedo” el que te lleva a plasmar algo tan delicado con tanta sutileza y dirección certera. La genialidad pasa por ahí, creo yo.
        Lo mío es simple: hasta que no te vea publicar te voy a romper las pelotas que no tienes (si no soy clara lo dibujo, ala!). 😉
        Tmb te quiero menos que mañana!

        Le gusta a 1 persona

      2. Tienes la confianza que s mí me falta joder. Siento wue me falta un mundo para salir de mi pequeño espacio de seguridad.
        Y voy a ser sincera… A mí me basta con esto. Necesitaría mucho tiempo para hacerlo y no sé si compensaría lo suficiente. De momento me siento plena con esto. Ains, seguro que es cobardía

        Le gusta a 1 persona

      3. Hasta que nos animamos a saltar al vacío, siempre queremos seguridad. Ni que fuera extraterrestre, jaja. Tu mundo es lo que quieres que sea. Y si eso es suficiente, entonces es suficiente (ya te tiraré de los pelos… la cobardía salta como los piojos 😛 )

        Le gusta a 1 persona

  5. Aunque una parte de mí, sin duda, querría ese desenlace, otra me dice que hay algo que no funciona, que algo estamos haciendo mal. ¿Podemos cambiar la maldad del ser humano para que el sufrimiento de los niños, de cualquier ser humano indefenso, desaparezca de Tierra?
    Has sabido (d)escribir magistralmente y sin estridencias algo terrible.

    Le gusta a 2 personas

      1. Es terrible que una criatura deba pasar por esto y ellos… Con ellos siempre me debato entre los dos extremos… Lo primero que deseo cuando sale un nuevo caso es acabar radicalmente con el problema, es lo que en primer lugar me viene a la mente… Luego me planteo si están enfermos, porque no es posible tanta maldad gratuita… Pienso en si son conscientes del daño que hacen, si ellos mismos vivieron algo similar… Que extraña raza la humana, capaz de tantas cosas buenas y capaz de cosas tan horribles 😦

        Le gusta a 3 personas

      2. Somos animales “racionales” ahí debería estar la diferencia. Hay una línea muy fina que nos distingue y hay quien se queda del otro lado. Enfermos o no… Quién sabe… Ya dije que no estoy a favor de la pena de muerte. No es solución. Condenas más duras. Y juicios donde el menor no tenga que ser cuestionado, como en abusos a mujeres

        Le gusta a 1 persona

  6. Ya no sé qué más podria decirte, margui, a todo lo que han ido diciendo. El silencio es estremecedor por la complicidad y el dolor y la decepción por el abandono de quien te debe proteger. Mi lado más sanguinario, pide penas casi eternas para esta gente.
    Mi abrazo fuerte, querido Lan…

    Le gusta a 1 persona

      1. Jajaja, esa expresión se la oía a mi papá; hace mucho que no se la escuchaba/leía a nadie.

        Estoy contigo cuando puedo, que no es mucho o ando en tormentas que no me dejan en paz o disfrutando de la calma chicha, bueno, ni tanto de calma, jajaja, el caso es que, esporádicamente, pero siempre ando allá contigo.
        Abrazos de luz

        Le gusta a 1 persona

  7. Impactante Margui!!!!, muy crudo y real…sentí la intensidad de angustia opresiva, el sometimiento del alma cuando eres pequeño y no puedes cambiar la situación…el odio acumulado…muy buen relato, que narra una realidad tangible y dolorosa…son mariposas a las que la vida les arranca las alas, me refiero a la inocencia de niños y niñas…abrazos!!!!

    Le gusta a 1 persona

      1. Ahora , por lo menos , hablan de ello en voz alta , hace poco…fue un tabu. Los niños tenian que salir de ello por sus propios medios…cada uno , como pueda . Es lo que no se borra de la memoria

        Me gusta

  8. Impresionante denuncia Margui. Las penas para los autores son definitivamente insuficientes, inadecuadas e injustas. El daño hecho a la víctima, en especial si es menor, no se cura; se instala en su mente no sólo como rechazo sino como una necesidad creciente de revancha que no se merece padecer el resto de su vida. Gracias por dar voz a este tema tan escabroso y de complicada solución. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  9. No soy fácil de impresionar, pero he de reconocer que en este caso si que lo has hecho, al ir avanzando en la lectura me he ido haciendo pequeño, cada vez más pequeño por el mero hecho de ser hombre y ver como otros de mi genero comenten atrocidades de esta y otra índole sin tener compasión por seres que en teoría son queridos y en la practica solamente deseados.
    El final es el mejor que se le puede dar, un baño de sangre que sin embargo traumatizara para los restos a quien debía haber tenido solo felicidad.

    Le gusta a 1 persona

  10. Harold Cortes

    Hay un tipo que me ha llamado poderosamente la atención. Para algunos quizá un demente, para otros un artista, Nick Cave. Me acerqué a él en su documental One More Time With Feeling y veo allí una poética del dolor. Veo una clase de poesía aprisionada contra la silla siendo castigada y/o torutada para que diga lo que debe decir, para que exprese su signo y símbolo. Te invito a ver este documental y de paso dejo por aquí un poema al cual torturé una noche en vilo: Recuerdo y memoria >>> http://bit.ly/2pOhxPM ¡Un Saludo!

    Me gusta

    1. Buenos días,
      Los cruces de internet son infinitos y tu comentario se había quedado suspendido ni sé donde, jajaja.
      En fin, gracias por el poema y acudiré al documental en cuanto tenga un ratito para verlo tranquilamente.
      un saludo

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s